Esta mañana te has levantado de la cama, te has mirado en el espejo y se te han puesto los pelos de punta de lo que has visto. Piensas: “Esto se me ha ido de las manos, me pongo a dieta pero ya”. Decides bajar al supermercado convencida